como organizar una agenda

Como organizar una agenda profesional sin morir en el intento

8 minutos

Todos soñamos con ser lo más productivos posible tanto en nuestra vida personal como en la profesional. Por eso, saber como organizar una agenda es crucial a la hora de perseguir y conseguir la productividad que necesitamos

Pero, no nos engañemos. ¡No es fácil! Seguro que si alguna vez lo has intentado sin unas pautas concretas, has acabado por dejar la agenda en el estante de los cuadernos y libretas olvidadas. 

No queremos que descuides tareas importantes que te cuesten algún que otro disgusto en el trabajo. Ni queremos que tu organizador de tareas del hogar, ese que tienes colgado en la nevera, quede tan solo de adorno. Por eso, desde Apetece Emprender vamos a darte una serie de consejos que van a servirte para que entiendas como organizarse en el trabajo para ser más productivo o productiva y también para que ahorres tiempo y que consigas la conciliación perfecta con tu hogar y tu familia.

New Call-to-action

Descubre como organizar una agenda de manera efectiva de una vez por todas

Hace poco, te comentábamos las 5 cosas que debías tener en cuenta a la hora de montar un negocio desde casa. Insistíamos en que debías tener tiempo y ganas, y lo más relevante: una buena ejecución. 

como organizar una agenda

Pues bien, estos consejos no solo son para los emprendedores que desarrollan sus actividades en casa, lo mismo pasa con trabajadores por cuenta ajena. Sin tiempo, sin ganas y sin una buena ejecución no tendrás nunca una agenda seria con la que poder mejorar tu productividad. Así que ármate de valor y cumple los consejos que vamos a desvelarte a rajatabla: 

Anota primero lo más importante

Parece obvio que te recordemos algo así, pero muchas veces se tiende a comenzar tareas por su orden de llegada y no por su prioridad. Debes analizar la urgencia de cada una de las cosas que tienes que hacer y de esta manera, anotarlas en la agenda y ejecutarlas.

Una agenda debe ser tu rutina

La agenda hay que mirarla todos los días, así como anotar en ella a diario todo lo que haya cambiado. Quizá la prioridad de una tarea haya cambiado, surjan imprevistos… El truco aquí es que bloquees media hora o una hora antes de comenzar a trabajar para revisar la agenda.

Procura ser flexible y realista

Algo ya hemos adelantado sobre lo de ser flexible. Ahora, además, te recomendamos que seas realista. Puede que tengas muchas tareas pensadas para un mismo día, pero si de antemano sabes que no vas a poder llegar a todas, no te satures a no ser que hayas pensado en no dormir. Cosa que te desaconsejamos.

Evita el multitasking

Trabajar en varios proyectos a la vez solo te llevará a saturar tu cerebro. Al igual que si tienes muchas interrupciones o parones durante el día, tu cabeza va a tender a despistarse y desconcentrarse. Basa cada día en un proyecto o en tareas similares para que tu productividad sea mayor.

No taches las tareas de no finalizarlas

Esto es algo que debes grabarte a fuego. Lo de tachar es algo que a todos nos gusta, es como un pequeño logro que estamos deseando ver cumplido. Por mucho que te guste tachar en tu agenda, solo has de hacerlo cuándo la tarea esté realmente finalizada.

Agrupa las tareas similares

Al hilo de evitar el multitasking, lo de agrupar las tareas también ayudará con tu productividad. Para evitar saltos de atención de una tarea a otra, intenta hacer bloques de labores que requieran un mecanismo de desarrollo similar. Así, mantendrás la concentración y evitarás la temida procrastinación. 

Por último, acostúmbrate a premiarte al finalizar cada tarea y no te olvides de programar algunos minutos de break, por ejemplo, para preparar unas deliciosas tortitas fitness que te den fuerzas para concluir con todo lo anotado en tu agenda.

cta satisfacción laboral

Suscríbete al blog