intraemprendedor

Intraemprendedor o emprendedor: diferencias y ventajas

8 minutos

El mundo se llena de nuevos términos cada poco tiempo. En realidad, nuevos no suelen ser, ya que, casi siempre, llegan por la influencia de otras culturas u otros países. El caso es que te pueden sonar como de otro planeta, aunque luego los interiorices y formen parte de tu día a día bastante rápido.

Una de estas palabras es intraemprendedor. Te sonará a película de Marvel, pero, por supuesto, no tiene nada que ver. Y, lo cierto es que ser intraemprendedor tampoco tiene nada que ver con ser emprendedor, aunque ambas palabras comparten léxico. 

En los últimos años la palabra intraemprendedor ha cogido fuerza y está «de moda». Sí, tal y como empezó a estar de moda la palabra emprendedor y la palabra teletrabajo en el comienzo de la pandemia. Bueno, emprendedor ya llevaba un tiempo resonando en la mente de muchas personas.

El caso es que hay personas que se plantean ser intraemprendedoras sin saber siquiera qué significa. Hoy queremos poner fin a esto aclarando el término para que estas personas puedan elegir su camino profesional con cabeza. ¡Toma nota!

New Call-to-action

¿Quieres ser emprendedor o intraemprendedor?

Sabemos que, debido a la crisis que estamos viviendo, muchos necesitan que entre un sueldo extra en sus casas para poder sacar adelante a sus familias. En la mente de estas personas suele estar la posibilidad de emprender, es decir, de crear un negocio desde cero. Crear una tienda online suele estar en cabeza en los ránquines de ideas de emprendimiento. 

El problema principal es que las tiendas online necesitan una inversión inicial considerable tanto de tiempo como de dinero: stock, publicidad, plataformas, redes sociales… Si estás pensando en ello, también necesitarás poseer unos conocimientos digitales que, de no tener, convendría delegar o investigar. Y, claro, esto supone aún más gasto y más tiempo.A esto se le llama emprender. Digamos que emprender suele suponer un riesgo

intraemprendedor

¿Y, qué pasa si no puedes o no deberías asumir ese riesgo o peligro? Existe otro camino. Siempre hay otros caminos, si no… ¿Por qué hay tantos que llegan a Roma? Este otro camino al que nos referimos se llama ser intraemprendedor

Ahora bien. Hay dos tipos de intraemprendedores y conviene diferenciarlos bien antes de subirse a un barco u otro.

1. Intraemprendedor contratado por la empresa

En primer lugar, existe una figura de intraemprendedor que se corresponde con un trabajador que desarrolla una actividad dentro de una empresa y que (dentro de esta) inicia un proyecto innovador o crea una nueva línea de negocio


Esta persona adquiere la responsabilidad de este proyecto, lo lidera, pero lo hace siempre contratado por la empresa. Por lo tanto, a no ser que llegue a un pacto con sus superiores, su salario se mantiene intacto.

2. Intraemprendedor autónomo

Si buscas, por tanto, ingresos extras y estás dispuesto a invertir en un nuevo negocio sin correr el mínimo riesgo, te interesará más este segundo tipo de intraemprendedor.


Se trata de una figura que se involucra dentro de una compañía que ya está en marcha y, de manera autónoma, inicia un proyecto. Este intraemprendedor se diferencia con los demás perfiles mencionados, principalmente en la ventaja que tiene este modelo de negocio.

Ventajas del tiempo de intraemprendimiento

En primer lugar, no se necesitan conocimientos previos, sino que es la misma compañía la que pone al alcance del intraemprendedor los recursos que necesite en todo momento.

Muchos de estos proyectos suelen estar relacionados con el mundo de la venta, aunque no de manera tan directa a cómo se haría en una tienda online. Además, algunas de estas compañías están orientadas a crear un estilo de vida sano y saludable. Por tanto, la tarea del intraemprendedor es promover unos hábitos de vida conscientes y saludables para inspirar a otras personas a hacer lo mismo. 

Al ser la inspiración para otras personas y recomendar los productos de la compañía, gracias a un sistema de recompensas, esta te ayudará a crecer profesionalmente y de manera económica sin importar si tienes otro trabajo paralelo.

¿No te parece esta la forma más cómoda y con menos riesgo de emprender? ¿Te atreves a intentarlo? ¡No te arrepentirás!

Quizz Emprendimiento

Suscríbete al blog