para qué sirven los estiramientos

¿Qué son y para qué sirven los estiramientos?

9 minutos

Los estiramientos son una parte fundamental en cualquier sesión de entrenamiento. A pesar de esto, muchas personas prescinden de ellos porque los consideran “opcionales” o una pérdida de tiempo. Si quieres saber qué son, para qué sirven los estiramientos, y cómo te pueden ayudar en tus entrenamientos sigue leyendo y te lo contamos. 

Los estiramientos ¿Qué son y para qué sirven?

Como su nombre indica, los estiramientos son ejercicios que consisten en estirar los músculos. Es decir, ejercicios que tienden a alargar los músculos. Para ello se valen de los movimientos naturales que los músculos y articulaciones realizan, lo que permite ganar flexibilidad y desentumecer los tejidos

para qué sirven los estiramientos

¿Para qué sirven los estiramientos?

Una vez que ya sabemos qué son los estiramientos, cabe preguntarse por su utilidad. ¿Para qué sirven los estiramientos? En principio, se trata solo de estirar o alargar los músculos. Es decir, ¿tienen alguna utilidad a la hora ejercitar el cuerpo? La realidad es que los estiramientos son fundamentales, aunque no tanto para ejercitar los músculos como para prepararlos para el entrenamiento (tanto antes como después). 

Los estiramientos sirven para activar las fibras musculares de los tejidos. Es decir, los estiramientos en sí no nos van a ayudar a desarrollar más músculo. Sin embargo, sí que nos van a ayudar a preparar los músculos para realizar los ejercicios de entrenamiento antes del ejercicio y a relajar los músculos después de este. 

New Call-to-action

De esta forma, lo que vamos a conseguir es lo siguiente:

  • Preparar los músculos para realizar los ejercicios de entrenamiento con más facilidad. 
  • Evitar que se produzcan lesiones durante las sesiones de entrenamiento. 
  • Relajar los músculos después del entrenamiento, evitando así tirones o calambres.

¿Cómo realizar los estiramientos?

Algunos consejos que debes seguir a la hora de practicar estiramientos son los siguientes: 

1. Adaptar los estiramientos al tipo de ejercicio que vamos a realizar

Existen estiramientos para cada parte del cuerpo, grupo muscular o músculo en concreto. Debido a esto, es importante conocerlos correctamente para adaptarlos al tipo de práctica o ejercicio que vamos a realizar. No es lo mismo entrenar en el gimnasio el tren superior que el tren inferior, montar en bici o jugar a un deporte de raqueta. Cada práctica ejercita unos músculos concretos, y por ello debemos adaptar los estiramientos a los músculos que vamos a utilizar durante la práctica deportiva. 

2. Hacer estiramientos antes del ejercicio 

Aunque nos lleve algo más de tiempo, es importante realizar los estiramientos antes del ejercicio. ¿Por qué? Porque de esta forma preparamos los músculos para la actividad que vamos a realizar. En este sentido, hay que verlos como parte del calentamiento previo al ejercicio. Además de calentar los músculos, debemos estirarlos para facilitar la elongación posterior a la que se van a ver sometidos como consecuencia de la actividad deportiva. De esta forma, evitaremos muchas de las lesiones más habituales. 

3. Hacer estiramientos después del ejercicio 

Además de hacer estiramientos antes del ejercicio como parte del calentamiento, también debemos hacerlos después. ¿Por qué? Porque, si en el primer caso nos van a permitir evitar lesiones, en este nos van ayudar a evitar tirones y calambres. Practicar estiramientos después del ejercicio nos va a ayudar a relajar los músculos, que tienden a permanecer en tensión después de activarlos durante el ejercicio. De esta manera, facilitamos el enfriamiento posterior a la práctica deportiva y favorecemos la relajación de los músculos, evitando así los temidos tirones post entrenamiento. 

4. No forzar la elasticidad de los músculos 

Otro consejo muy importante que debemos seguir a la hora de hacer estiramientos es no forzarlos. Es decir, aceptar la elasticidad natural de nuestros músculos y adaptar los estiramientos a nuestra flexibilidad natural. La flexibilidad es una capacidad que se debe entrenar de forma continua, pero también poco a poco. De forma suave y sin forzar los músculos. De lo contrario, podríamos lesionarnos con facilidad. En consecuencia, a la hora de hacer estiramientos, lo más aconsejable es empezar de forma suave y, a medida que la práctica y el calentamiento de los músculos nos lo permitan, aumentar la intensidad. 

5. Practicar ejercicios de flexibilidad para mejorar la elasticidad de los músculos 

Una forma perfecta para mejorar los estiramientos pasa por aumentar la elasticidad natural de los músculos, lo que podemos conseguir fácilmente practicando ejercicios que trabajen de forma específica la flexibilidad. En este sentido, además de los ejercicios de flexibilidad habituales, también podemos valernos de algunas disciplinas (como por ejemplo el yoga o el pilates) para aumentar la flexibilidad de nuestros músculos. 

Ahora que ya sabes qué son y para qué sirven los estiramientos estás listo para incorporarlos a tu rutina diaria de ejercicios. Recuerda practicarlos tanto antes como después del entrenamiento. Tu cuerpo lo agradecerá y, sobre todo, evitarás tanto lesiones como calambres, algo esencial para la práctica segura del deporte.

New Call-to-action

Nuestro equipo está formado por varios profesionales de la nutrición y entrenadores personales.

Suscríbete al blog