receta seitán

Receta de seitán casero: estofado de seitán

12 minutos

En la alimentación vegana y vegetariana hay un alimento muy apreciado por sus propiedades: el seitán. Si no lo conoces, ¡este es el momento perfecto! Puedes incluirlo en tu alimentación (aunque no sigas necesariamente una dieta estrictamente vegana), ya que, aunque es un alimento de origen vegetal, tiene un sabor y aspecto muy parecidos a los de la carne. En este post te contamos qué es, cómo lo puedes preparar de forma casera, y también te proponemos una receta con seitán que seguro te encantará.

New Call-to-action

¿Qué es el seitán?

El seitán, también conocido como “carne vegetal”, es un preparado que se elabora principalmente con gluten de trigo (por lo que no es apto para personas celíacas o intolerantes al gluten). 

El gluten es una proteína que está presente en el trigo y en muchos otros cereales. Al igual que el tofu, el seitán se elabora a partir de proteína vegetal, pero tiene una textura y un sabor parecidos a los de la carne, es un alimento muy utilizado en las cocinas vegetariana y vegana como alternativa.

Ventajas y beneficios del seitán

Algunos de los principales beneficios de incorporar el seitán a nuestra alimentación son los siguientes: 

  • Es un alimento muy saludable en cuanto a su valor nutricional. Cuenta con un alto aporte proteico y bajo contenido en grasa, hidratos y azúcares. Para que te puedas hacer una idea, 100 gramos de este alimento aportan 24 gramos de proteínas y solo 121 kilocalorías.
  • Es muy suave y muy fácil de digerir, siempre y cuando no sufras de celiaquía o intolerancia al gluten. 
  • Gracias a su bajo aporte en grasas, azúcares y fibra, es un alimento de fácil digestión. Es muy útil para bajar de peso por su bajo aporte calórico y por la sensación de saciedad que da gracias a su alto contenido de proteínas. Por estas dos razones, es un alimento adecuado para deportistas.
  • Otro punto favorable es que no contiene grasas saturadas y es rico en minerales como el potasio.
  • Además, por si todo esto fuera poco, el precio de este alimento es relativamente económico en comparación a la carne: un kilo puede llegar a costar en torno a los 3 €.

El principal inconveniente del seitán es que no se puede consumir si se sufre celiaquía o intolerancia al gluten. Además, debido a su alto contenido en sodio, no está recomendado en personas con hipertensión.

¿Cómo hacer seitán casero?

Antes de meternos de lleno con una receta de seitán, tienes que saber que este alimento lo puedes comprar ya elaborado o, si lo prefieres, hacerlo tú mismo en casa. ¿Cómo? Sigue leyendo y te lo contamos. 

Ingredientes para hacer seitán casero 

  • 120 gramos de gluten de trigo
  • 35 gramos de harina integral de garbanzo 
  • 65 gramos de salsa de soja 
  • 250 ml de agua
  • 2 litros de caldo de verduras
  • 1 cucharadita de ajo en polvo (opcional si queremos darle más sabor)
  • 1 cucharadita de cebolla en polvo (opcional si queremos darle más sabor)

Elaboración del seitán casero 

  1. En un recipiente, añadimos el gluten, la harina de garbanzo, el ajo y la cebolla. A continuación, removemos hasta tener una mezcla homogénea.
  2. A continuación, añadimos el agua de forma progresiva, hasta que se integre por completo. Amasamos con ayuda de un tenedor. 
  3. Cuando la masa está suficientemente compactada, la sacamos del recipiente y la amasamos con las manos hasta conseguir una textura flexible pero compacta. 
  4. Ahora, dejamos reposar la bola en el bol durante unos 10 o 20 minutos y lo tapamos con un paño por encima. 
  5. A continuación, rompemos la masa y la dividimos en bolas (del tamaño que queremos para cada unidad de seitán). 
  6. En una olla grande, echamos el caldo y la salsa de soja y lo ponemos a fuego alto. 
  7. En el momento en el que el caldo empiece a hervir, añadimos las bolas de la masa de seitán y bajamos un poco el fuego (a fuego medio o medio-alto). 
  8. Dejamos cocinar las bolas de seitán durante unos 50-60 minutos (sin remover). 
  9. Finalmente, retiramos las bolas de seitán y las dejamos enfriar antes de consumir o conservar. 

Este seitán casero se puede consumir directamente después de la elaboración o se puede conservar para otro momento. Por ejemplo, retirándole el agua sobrante y congelándolo (aguanta hasta 6 meses). O directamente guardado en la nevera en un tupper hermético junto con el agua de la cocción (aguanta hasta una semana sin problemas).

Receta con seitán: estofado de seitán casero

Las recetas más comunes que se pueden elaborar con este alimento son las recetas que podrías cocinar con carne: lo puedes rebozar, freír, guisar, etc. Incluso puedes cortarlo y añadirlo a un sandwich en su versión cruda. 

Una opción muy rica es hacer un estofado de seitán. ¡Un plato sencillo y sabroso!

Ingredientes (3-4 personas) para la receta con seitán

  • 500 g de seitán
  • 2 zanahorias
  • 2 cebollas
  • 2 dientes de ajo
  • 3 naranjas
  • 2 cucharadas de uvas pasas
  • Canela molida
  • Un par de cucharadas de salsa de soja
  • Aceite de oliva
  • Sal

Preparación de la receta con seitán

  1. Haz zumo con 2 de las 3 naranjas. Corta el seitán en finas lonchas y añádelo a un recipiente junto con el zumo de naranja, un poco de canela, la salsa de soja y las pasas. Deja reposar un par de horas antes de cocinar.
  2. Mientras el seitán reposa, empieza a preparar el sofrito. Pela la cebolla y pícala al tamaño que mejor te convenga. Pela y pica los dientes de ajo, así como las zanahorias. En una sartén o cazuela, calienta un poco de aceite y añade la cebolla y los ajos. Deja sofreír a fuego lento unos 10 minutos.
  3. Una vez la cebolla esté pochada, echa las rodajas de zanahoria y rehoga hasta que empiecen a ablandarse, unos 5-7 minutos. Con el sofrito ya hecho, es hora de añadir el contenido del recipiente que tenemos con el seitán y el marinado. Añade sal al gusto y deja cocer 20 minutos.
  4. A falta de unos minutos para terminar la cocción, añade la naranja que te queda cortada en dados. Una vez pasado el tiempo de cocción, apaga el fuego y deja reposar unos minutos antes de servir.

El seitán es un alimento muy bueno para incluir en tu dieta (aunque no sigas necesariamente un menú vegano) gracias a su gran aporte proteico y a su bajo contenido calórico. Es una forma fácil de tomar proteínas y cuidar la salud. ¿Te ha gustado esta receta con seitán? ¿Cómo lo preparas tú? ¡Déjanos tu receta favorita en los comentarios!

New Call-to-action

Laura es nutricionista en el equipo Apetece Cuidarse. Está diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Autónoma de Madrid. Desde 2007 ejerce de educadora y formadora, participando en la preparación e impartición de cursos sobre alimentación y complementos nutricionales, así como ha hecho de ponente en varias conferencias. También es coach nutricional, además de su colaboración en el desarrollo de webs de información nutricional y datos antropométricos y la redacción de artículos sobre nutrición

Suscríbete al blog